Ley de Salud Mental del Estado de Querétaro. - 22 de Septiembre de 2017 - Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Querétaro - Legislación - VLEX 694729069

Ley de Salud Mental del Estado de Querétaro.

 
EXTRACTO GRATUITO
22 de septiembre de 2017 LA SOMBRA DE ARTEAGA Pág. 18339
FRANCISCO DOMÍNGUEZ SERVIÉN,
Gobernador del Estado de Querétaro, a los habitantes
del mismo, sabed que:
LA QUINCUAGÉSIMA OCTAVA LEGISLATURA DEL ESTADO DE QUERÉTARO, EN EJERCICIO DE LAS
FACULTADES QUE LE CONFIEREN LOS ARTÍCULOS 17, FRACCIÓN II, DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA
DEL ESTADO DE QUERÉTARO Y 81 DE LA LEY ORGÁNICA DEL PODER LEGISLATIVO DEL ESTADO DE
QUERÉTARO, Y
CONSIDERANDO
1. Que el derecho fundamental a la salud se encuentra reconocido en el artículo cuarto de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos. En el Estado de Querétaro corresponde a las autoridades de salud,
el garantizar el derecho a la protección de la salud a modo de lograr entre otras cosas el bienestar
biopsicosocial de los seres humanos y contribuir al ejercicio pleno de sus capacidades.
En este sentido, el garantizar la salud mental es parte integral y fundamental del derecho a la salud y, en
consecuencia, las autoridades sanitarias en el ámbito de su competencia deben trabajar por impulsar,
implementar y coordinar los programas y servicios de salud necesarios para cumplir a cabalidad con tal objetivo.
Empero, para el logro de este objetivo resulta indispensable dotar a las autoridades con los instrumentos
jurídicos necesarios que les permitan actuar con estricto apego a derecho y atendiendo a criterios y
lineamientos previamente establecidos.
Entender la importancia de la salud mental, significa saber que de ella depende nuestro bienestar emocional,
psíquico y social y que afecta la forma en como pensamos, sentimos y actuamos. La salud mental es
indispensable en todas las etapas de la vida de la persona, desde la niñez y la adolescencia hasta la edad
adulta.
A pesar de su trascendencia, ha sido minimizada al paso de los años, de forma que hoy en día representa una
cuenta pendiente para la salud pública en nuestro Estado, al quedar relegada frente a otros padecimientos que
se consideran prioritarios para las políticas públicas.
2. Que la Organización Mundial de la Salud (OMS), menciona que, a nivel mundial, casi 1 de cada 10
personas padece un trastorno mental y del comportamiento, pero solo el 1% del personal sanitario mundial
presta sus servicios en esta área. Según el Atlas de Salud Mental 2014 (Mental Health Atlas 2014), publicado
por la Organización Mundial de la Salud, casi la mitad de la población mundial vive en países donde hay menos
de un psiquiatra por cada 100,000 habitantes.
En los países de ingresos bajos y medianos, la tasa se sitúa por debajo de 1 por cada 100,000 personas,
mientras que en los países de ingresos altos es de 1 por cada 2000 personas. El gasto mundial en salud mental
sigue siendo muy escaso, representa menos de $ 40.00 (cuarenta pesos 00/100 M.N.) por habitante al año en
los países de ingresos bajos y medianos y más de $1,000.00 (un mil pesos 00/100 m.n.) en los países de
ingresos altos. La mayor parte del gasto corresponde a hospitales psiquiátricos, en los que se presta atención a
una pequeña proporción de las personas que lo necesitan.
Según el mismo Atlas, los países están avanzando en la elaboración de políticas, planes y leyes sobre salud
mental que constituyen los cimientos de una buena gobernanza y del desarrollo de los servicios. Dos tercios de
los países cuentan con una política o plan y la mitad dispone de una ley específica sobre salud mental. Sin
embargo, la mayoría de las políticas y leyes no están plenamente en consonancia con los pactos
internacionales de Derechos Humanos, su aplicación es deficiente, las personas con trastornos mentales y del
comportamiento, así como sus familiares, solo participan de manera marginal en su elaboración.
3. Que en el año 2013, la OMS puso en marcha el Plan de Acción sobre Salud Mental 2013-2020, el cual
cuenta con cuatro objetivos: reforzar el liderazgo y la gobernanza en el ámbito de la salud mental; prestar
servicios integrales de salud mental y asistencia social en entornos comunitarios; poner en práctica estrategias
de promoción y prevención en el campo de la salud mental y fortalecer los sistemas de información, los datos
científicos y las investigaciones.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA